La cura para la corrupción es estar bien informado.

VÍDEO: Obispo de Saltillo exhibe lujos, pero exige austeridad

Cuestionado sobre el uso de automóviles de lujo para su traslado, de chofer y sobre sus percepciones mensuales, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, dijo que son cosas que necesita y que no recibe un sueldo del Vaticano por su trabajo como pastor.
 
El prelado, que exigió que los funcionarios se reduzcan los sueldos de “vergüenza” que perciben, se negó a declarar cuánto es de lo que dispone la Diócesis de esta capital para los servicios de su persona.
 
Sobre un presupuesto de medio millón de pesos que sería lo que ejerce la provincia religiosa encabezada por Vera López, reconoció que “no es mío, es de la Diócesis, no es de mi propiedad, lo utilizo porque lo necesito.
 
“Según la ley nosotros (los religiosos) tenemos con respecto a los salarios mínimos un ingreso, pero no te sé decir en este momento cuál es (el mío)”, dijo Vera López, quien pidió a los feligreses reclamar a los representantes que no tomen decisiones que afecten a la ciudadanía y no ganen esos sueldos tan altos.
 
Respecto al uso de automóviles considerados de lujo, el obispo aseguró que se debe a un accidente que sufrió en Monclova a bordo de un vehículo austero que tomaron la decisión en la Diócesis de tener a su disposición un automóvil más grande y equipado.
 
“Se me cerró un tráiler en el periférico de Monclova y salí tan dañado que las personas de la Diócesis me dijeron que por favor no dejaran al obispo viajar así, tiene que tener un carro con bolsas de aire y tenga todo lo que tiene”, aseguró.
 
Sobre el chofer, el prelado dijo que el conductor sirve a él y al obispo emérito Francisco Villalobos, “con él duró 18 años y también está conmigo y maneja cuando salimos de la ciudad”.
 
Finalmente, el obispo y activista insistió en que los magistrados de la Suprema Corte y los legisladores de ambas cámaras no sigan percibiendo sueldo elevados y prestaciones y bonos extras, para que así puedan reconciliarse con el pueblo.
 
Por ‘seguridad’
 
» A decir del obispo, el automóvil que conduce, un Honda Accord 2018, le fue concedido con el objetivo de contar con sistemas de seguridad que garanticen un viaje confortable, por lo que necesitaba un vehículo con bolsas de aire.
 
» No obstante, el automóvil cuenta con equipamiento muy superior a las necesidades expresadas por el prelado, como pantalla central con sistema de infoentretenimiento, controles en el volante y acabados de primera, entre otras amenidades.
 
» El precio estimado de dicho auto va de los 458 mil hasta los 580 mil pesos, para la versión más lujosa.
También podría gustarte
Comentarios
Cargando...