La cura para la corrupción es estar bien informado.

“Que Anaya no decline por Meade, y que Meade no decline por Anaya, sigan hasta el final”, aconseja AMLO

Día de reacciones. La intempestiva renuncia del presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza; las opiniones del secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos; Marichuy, a nombre del Congreso Nacional Indígena, rechazó apoyar algún candidato y, naturalmente, la negativa de Ricardo Anaya a la reunión que, según Andrés Manuel López Obrador, sostuvo con un grupo de magnates mexicanos.

 

Desde Tamaulipas, el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia declinó hablar sobre el PRI, excepto porque considera que los priistas hacen cambios para relanzar su estrategia, pero atajó: “No me voy a meter en eso”; de Marichuy, el tabasqueño dice respetar lo que dice: “No me voy a enfrentar”.

A Cienfuegos, “con respeto”, López Obrador le aconseja que “ya no opine sobre asuntos políticos”, porque aun teniendo derecho, debe actuar con prudencia, pues faltan dos meses para las elecciones.

Desde ayer, López Obrador luce de buen talante, presume encuestas y bromea, inclusive cuando habla de la reunión que, asegura, tuvieron magnates mexicanos con Ricardo Anaya para pedirle que bajara el tono en sus críticas a Enrique Peña Nieto para construir una alianza. El panista lo negó hoy, pero el exjefe de gobierno en la capital del país insiste:

“Tengo información de lo que dije el día de ayer, claro que los de la mafia del poder están queriendo unificarlos a todos en contra de ya saben quién, en contra de nosotros, pero no van a poder, no pasa nada”.

Luego volvería a la carga llamando a Anaya “mafiosillo vulgar” y “aprendiz de mafiosillo”, recomendándole tanto a él como a José Antonio Meade, el candidato del PRI, que sigan hasta el final, que no se dejen seducir por proposiciones indecorosas de lo que llama la mafia del poder.

“Que hagan su lucha todos, que si pierden lo hagan con dignidad, que no se sometan, que no se vendan, que Anaya no decline por Meade, y que Meade no decline por Anaya, que se aguanten ahí”, aconseja López Obrador.

La jornada inició en Iztacalco, Ciudad de México, en una concentración multitudinaria casi a la misma hora en que el presidente Enrique Peña Nieto participaba en la Cumbre Infonavit 2018, un acto en el que al terminar respondió –de manera inusual— los cuestionamientos sobre cómo vería una declinación y sobre una negociación que lo implicara:

“Yo lo que veo es que no veo nada. Ustedes –dijo a los reporteros— no sé qué ven, (pero) ven equivocadamente”.

Y si de negociaciones se trata, Peña Nieto atajó:

“Nadie negocia conmigo. Yo soy presidente. Los candidatos y sus campañas corren en otro camino. Yo soy presidente de la República y estoy dedicado a trabajar y cerrar mi administración”.

López Obrador, desde Ciudad Mante, al concluir su segundo acto del día, hasta envió una felicitación y un mensaje al jefe del Ejecutivo federal:

“Hace muy bien. Lo felicito. Él lo que tiene que garantizar es que la elección sea limpia y libre, eso es lo que yo siempre he pedido. Eso es lo que le pido porque le ayudaría a la nación y no le vendría mal a él: si la elección es limpia y es libre y hay una transición pacífica, ordenada, democrática, van a beneficiarse, se van a fortalecer las instituciones, la institución presidencial y se va a beneficiar la nación”.

Añadiría luego el tabasqueño: “Siempre vamos a dar el beneficio de la duda cuando se trata de la democracia”.

 

 

Fuente: https://www.proceso.com.mx

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...