La cura para la corrupción es estar bien informado.

Ni las amenazas de Trump han frenado a la voraz industria automotriz en su paraíso esclavista y de saqueo llamado México

 En vista de la terrible situación general del país, la mayoría de los mexicanos informados considera que las políticas neoliberales implantadas desde el salinismo a la fecha, han fracasado. Pero en realidad es todo lo contrario. Han tenido un éxito rotundo en sus objetivos.

La bonanza de los grandes imperios trasnacionales lo demuestra y, lo que para el pueblo representa el mayor fracaso de los “gobiernos” y sus “reformas” —liquidación de derechos, bajos salarios, crisis económica, hambre, miseria, etc.—, son efectos colaterales que a los impulsores de esas políticas jamás les ha interesado resolver, frente a la meta prioritaria de seguir enriqueciendo a los más ricos del mundo.

La industria automotriz en México, toda extranjera, es otro gran ejemplo de lo arriba expuesto. Para ella no hay “crisis”, “pérdidas” o “entornos macroeconómicos adversos”. Ganan siempre, sea cual sea la situación global, y sólo llegan a encender sus focos rojos cuando no están ganando con la celeridad esperada

El diario El Economista da cuenta de ello en su nota de ayer domingo titulada “Ven panorama positivo para autoparteras de Querétaro”, que inicia de este modo triunfalista:

“Pese a la incertidumbre comercial que permeó en el primer trimestre del año, la industria automotriz queretana reporta un avance favorable en este periodo.”

En efecto, ni las rabiosas amenazas de Donald Trump lograron hacer mella en las millonarias utilidades mal habidas de esa industria en nuestro país, pues gozan aquí de la mejores condiciones —contrarreforma laboral y fiscal a su medida— para enriquecerse pase lo que pase.

“Tuvimos nuestra reunión de Consejo Directivo, sondeando con los representantes de las empresas, y nos comentaban acerca de que ”, cita El Economista a Daniel Hernández Camacho, director del Clúster Automotriz de Querétaro.

Continúa el directivo: “Las firmas reportan incluso mayores ingresos a los presupuestados para el presente año, en algunos casos superando las expectativas y en otros manteniendo las partidas previstas.”

¡Claro que reportan mayores ingresos y superan siempre sus expectativas! En México pagan los salarios más bajos del mundo, otorgan pocas prestaciones, saquean recursos a manos llenas y escamotean —en el mejor de los casos— impuestos millonarios.

Esta prosperidad, por cierto, no es privativa del sector automotriz. Walmart, Coca Cola, Pepsico, el gran emporio de Carlos Slim y otras grandes trasnacionales mexicanas y extranjeras, reportan siempre cuentas cada vez más abultadas mensual y anualmente, mientras que entre la población lo único que aumenta es el número de pobres.

Así que la correlación debe ser evidente: la creciente invasión de estas empresas con su “inversión”, su empleo esclavista y su saqueo, ha resultado muy perjudicial para los mexicanos tras décadas de “reformas” que han dado manga ancha a sus operaciones abusivas en nuestro país.

Fuente: https://notigodinez.com

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...