La cura para la corrupción es estar bien informado.

Desesperado, el PRI quiere sobrevivir a base de su voto duro

Ante el fracaso del relanzamiento de la campaña presidencial de José Antonio Meade, quien no repunta en las encuestas, el PRI comenzó a aplicar una estrategia para afincarse en su voto duro –incluso llamando a sus militantes a que comprometan sufragios de sus allegados–, estimado en 6 millones de electores. La idea es salvar por lo menos a ese partido en las elecciones estatales y municipales, y sobre todo en las que se renovará el Congreso de la Unión, donde corre el riesgo de volverse minoría.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Tras el débil relanzamiento de la campaña del candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, y frente al arranque de las campañas en los 30 estados donde habrá elecciones locales, la dirigencia nacional del PRI, encabezada por René Juárez Cisneros, comenzó a operar para asegurar el voto duro priista, estimado en poco más de 6 millones de sufragios, y atraer el de los indecisos –que según algunas encuestas sería de 28 millones–, para evitar caer hasta el tercer lugar, incluso en el Congreso de la Unión.

A partir de que asumió la dirigencia del Revolucionario Institucional el viernes 4, Juárez Cisneros se ha dedicado a viajar por diversas partes del país con la intención de inyectarle ánimos a la militancia y simpatizantes, que se sienten desalentados porque Meade sigue en tercer lugar en las encuestas.

“No hay espacio para lamentarnos, para ponernos de rodillas, para echarnos para atrás, para bajar la mirada. No hay tiempo ni espacio para pensar en lamentaciones, para justificar por qué no se hacen las cosas”, reclamó en su gira por Ciudad Victoria, Tamaulipas, el viernes 18, en plena campaña por recuperar la confianza de los priistas.

Dijo que en 37 días va a recorrer todo el país dándole más importancia a los estados de mayor peso electoral y luego hará 17 cierres de campaña.

“No llegué al PRI para estar aplastado en un sillón escuchando lamentaciones; es tiempo de dejar de pelear para dedicar el tiempo a ganar, es tiempo de dejar de confrontar, de descalificar; es tiempo de que todos hagamos algo juntos. Nadie va a venir a decirnos lo que debemos hacer; si cada quien hace su parte podemos salir adelante”, sostuvo.

El exgobernador de Guerrero es un personaje ligado al grupo político de Enrique Peña Nieto, por medio de Arturo Montiel, quien lo recomendó ante Miguel Ángel Osorio Chong para hacerlo subsecretario de Gobernación.

El guerrerense llega al PRI a la mitad de la campaña por la Presidencia, como nunca antes se había hecho. Un cambio que –explicó José Antonio Meade en la ceremonia de toma de posesión de Juárez Cisneros– es para que el partido y su equipo caminen sobre el mismo riel, sobre todo porque en las encuestas publicadas antes del segundo debate, el candidato de la alianza PRI, PVEM y Panal sigue en tercer sitio, muy por debajo de Andrés Manuel López Obrador, que lo aventaja por 20 puntos, y de Ricardo Anaya, que lo supera en 10 puntos.

Esa distancia parece difícil de remontar, porque si la elección rebasa 60% de la votación general, cada punto porcentual representa entre 600 y 650 mil votos. Es decir, que López Obrador aventaja a Meade por más de 12 millones de votos y Anaya, por más de 6 millones, aproximadamente.

El lastre del PRI

Dulce María Sauri, expresidenta del PRI, exgobernadora de Yucatán y actual candidata a diputada plurinominal, ve con cautela las encuestas que ponen a Meade en tercer lugar y advierte que hay una población de indecisos.

“Es muy difícil en estos momentos tener un pronóstico sobre resultados electorales porque hay un gran sector de la opinión pública que no ha logrado ser capturado por las distintas encuestas de opinión. Hay un agujero negro todavía en cuanto a la intención de voto y de pronósticos electorales”, sostiene en entrevista.

Para Sauri, el cambio de la dirigencia en el PRI se da en un momento en que adquiere una nueva dinámica y protagonismo la estructura de la militancia priista: “Se ve a todas luces, con los nuevos nombramientos, que se quiere redoblar el esfuerzo de las estructuras priistas tradicionales, como son los comités seccionales, distritales, las estructuras y movimientos territoriales. Queda muy claro que en muchas partes del país hay una pelea cuerpo a cuerpo entre los adversarios y creo que la dirigencia nacional está haciendo lo conducente para el mejor desempeño en el territorio del PRI”.

En este mismo sentido Juárez Cisneros habló ante los priistas de Tamaulipas, entidad gobernada por el panista Francisco García Cabeza de Vaca, de no dejarse ante nadie y de remontar esta situación de desventaja, de no avergonzarse de los errores de otros priistas que abusaron del partido.

“Cuando alguien nos señale y nos quiera arrinconar y ofender, no lo permitamos, porque se equivocan los hombres o las personas, no el partido, no las instituciones, y si hay hombres que cuando tuvieron responsabilidad le fallaron a la gente, fallaron los seres humanos, no la institución. La institución es noble, tiene principios, tiene historia, la institución no camina sola, la tiene que orientar un hombre o una mujer; y si esa orientación, ese camino, ese sendero se tuerce o se desvía, no es culpa de la institución; nuestro partido es una organización política que es fundamental, piedra angular de la grandeza de México. No nos avergoncemos. Si alguien falló, que asuma su responsabilidad, pero que no nos culpen a todos de los errores de otros.”
Va por todo
El Partido Nueva Alianza (Panal) ha empezado a operar de la misma manera que el PRI: así como este partido usa a los gremios que lo integran, como la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado y el sindicato de los petroleros, para exigir a sus integrantes que aseguren, cada uno, a 10 votantes para el 1 de julio.

A partir de la primera semana de mayo la dirigencia del Panal comenzó a distribuir unos formatos entre sus trabajadores y militantes para que éstos consigan, cada uno, al menos 20 activistas que ayuden a conseguir el número de votos necesarios para mantener su registro y su presencia en la Cámara de Diputados, que ahora es de 12 legisladores.

Dicha estrategia, explicaron algunos trabajadores del Panal, se comenzó a desplegar una vez que se dieron a conocer las encuestas en las que se perfila la derrota de Meade y los cambios en la dirigencia nacional del PRI para que este partido mantenga una fuerza importante en las dos cámaras del Congreso.

Entrevistada sobre el cambio en el PRI, Sauri advierte que el relevo en la dirigencia del partido no se da para recuperar el camino a la mitad de la contienda.

“Supongo que en la esfera de las decisiones se pensó en la consolidación de las estructuras priistas en los estados. Finalmente la elección presidencial es la suma de elecciones locales y todo está concatenado. Como nunca la elección actual arranca desde los municipios; estamos hablando de 30 entidades donde tienen elecciones locales, de presidentes municipales y congresos, así como en nueve elecciones de gobernador, más los diputados, senadores y la Presidencia de la República que, al final, es la sumatoria de todos esos procesos”, argumenta.

Para ella, con esta estrategia aumentan las posibilidades de ganar la Presidencia de la República, porque esta contienda “pasa por revisar todo lo que está sucediendo en los procesos locales y entiendo que la dirigencia nacional está haciendo los movimientos necesarios precisamente en ese sentido”.

–Con la experiencia que tuvo en 2000, cuando se perdió la Presidencia, ¿qué diferencias ve con la elección actual? ¿Existe el riesgo de que el PRI se vaya como tercera fuerza política y quiere fortalecerse en el Congreso de la Unión?

–Hay una enorme diferencia de lo que pasó en 2000 y lo que hay actualmente. En mayo de 2000 era increíble para los priistas y para los adversarios que pudiera perder la Presidencia de la República. La conciencia de que el PRI era invencible se perdió con la derrota en esa elección. A partir de entonces tenemos la conciencia de que tenemos que hacer todo para ganar la elección y que va a ser finalmente la ciudadanía la que decidirá si logramos el éxito o no.

–¿Entonces ahorita el PRI va por todo?

–Es lo que le corresponde hacer al PRI y a sus aliados, el PVEM y el Panal, porque integran una coalición y cada quien en sus respectivos ámbitos y sus estructuras participa en un esfuerzo común para llevar a José Antonio Meade a la Presidencia.

Se le pregunta, con base en su experiencia como expresidenta del PRI en una campaña presidencial, cuál tendría que ser el mensaje que Juárez Cisneros tendría que darle a los militantes y simpatizantes del partido.

“Lo primero que hay que decir es darle la importancia que tienen los millones de priistas de convicción.

Indudablemente con todos los problemas de denuncias, de exgobernadores en proceso penal, estos priistas se sienten lastimados. El propio Meade se refirió a que la base del PRI está molesta por lo que ha sucedido en materia de corrupción y la pésima actuación de varios personajes. Me gustó lo que dijo de que todos somos importantes en cada uno de sus lugares para buscar el triunfo; no hay esfuerzo menor”, dice Sauri.

Mientras que del papel que habrá de jugar el presidente Enrique Peña Nieto en lo que resta de la contienda, en tanto que no se puede sustraer de su militancia priista, la exgobernadora considera que habrá de cumplir lo que marca la ley: “Aunque la Constitución no marca la diferencia entre la jefatura del Estado y la del gobierno, en estas circunstancias hay que recordar que el presidente de la República es el jefe del Estado mexicano. Estoy segura de que Enrique Peña Nieto va a estar a la altura de esta responsabilidad histórica”.

Aunque matiza: “Como miembro del PRI indudablemente su corazón latirá por el tricolor y pondrá su voto, un voto en las urnas, a favor del candidato de nuestro partido, pero hasta ahí. Sobre cualquier otra cosa, el presidente de la República es jefe del Estado mexicano”.

–¿Qué espera usted de lo que queda de la contienda electoral?

–Que hay que echar toda la carne al asador, pero que no tenga clembuterol.

–¿Cómo siente el ánimo priista?

–Indudablemente le ha impactado esta estrategia publicitaria donde se menciona una y otra vez que el candidato del PRI va en tercer lugar. Esto hace mella en los ánimos, por eso debemos tener muy claro que en la medición de la opinión pública hay un agujero negro que todavía no conocemos, independientemente de que hay personas que están buscando informarse para tratar de votar de la mejor manera posible.

“Echar la carne al asador o echarle los kilos quiere decir convencer a los indecisos, despejarle las dudas a los que aún dudan por quién votar y hacerlo a favor de lo que representa Meade. Para mí, esa es la tarea de estos días.”

Finalmente señala que su deseo es que el 2 de julio el país siga adelante con su vida normal: “Muchos años se ha trabajado para que las elecciones sean un acontecimiento importante dentro de una normalidad democrática. Ese es el deseo que muchos tenemos”.

 

Fuente: www.proceso.com.mx

También podría gustarte
Comentarios
Cargando...