Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos, confesó su predilección por las comidas rápidas y volvió a ser noticia, pues habló de su alimentación diaria y aseguró que son pocos los restaurantes a los que acude con frecuencia debido a esta razón.

El presidente de los Estados Unidos padece germofobia, un trastorno que le hace escapar de los gérmenes, tanto en los humanos como en los objetos o las comidas. Este miedo excesivo llevó a Trump a, por ejemplo, no darles le mano a ciertas personas o elegir con sumo cuidado los alimentos que incorpora en su dieta. Lo llamativo es que él mismo reconoció que McDonalds y Kentucky Fried Chicken -dos cadenas de comidas rápidas- son de su total confianza y que consume a diario los productos que venden allí.

“Soy una persona muy limpia. Me gusta la limpieza, y yo creo que es mejor ir allí que quizá a algún lugar que no tengo idea de dónde viene la comida”, explicó el presidente estadounidense.

Fuente: http://tiempoinforma.com

Comentarios