El régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, causó una “afectación” al erario federal equivalente a 65 MIL 193 MILLONES DE PESOS sólo en 2015, reveló ayer la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De acuerdo con la agencia Proceso, el informe sobre la revisión de la Cuenta Pública de 2015, tercer año del espuriato peñista, da cuenta de una serie de “irregularidades” derivadas de subejercicios y gastos con impacto económico negativo.

Asimismo, reporta la cifra de 216 MIL 416 MILLONES DE PESOS “DESAPARECIDOS” —cuyo destino se desconoce—, durante los dos últimos años del régimen usurpador de Felipe Calderón y los tres primeros del asesino de Atenco.

En afectaciones del “rubro de gasto federalizado, el monto total observado ascendió a 65 mil 193.8 millones de pesos, de los cuales 33 mil 449.1 mdp corresponden a observaciones por el subejercicio registrado, y 31 mil 744.7 mdp a observaciones con impacto económico”, se lee en el informe citado por Proceso

“En términos absolutos, el monto observado en la revisión de la Cuenta Pública 2015 fue de 65 mil 193.8 mdp; en 2014 de 77 mil 380.6 mdp; en 2013 de 78 mil 744.5 mdp, y en 2012 de 64 mil 333.5 mdp. Aunque el monto observado es susceptible de su posterior justificación y aclaración por parte de los entes auditados, el nivel alcanzado refleja una gestión que aún no es del todo eficiente y transparente”, continúa el documento.

La ASF clasifica las “afectaciones al erario” como el uso inadecuado de recursos derivado de abusos, desperdicio o corrupción.

En el caso de los subejercicios, se trata de recursos públicos que no fueron utilizados en los programas federales que originalmente los tenían asignados, particularmente los programas sociales. En 2015, el régimen de Peña no ejerció 33 MIL 449 MILLONES DE PESOS.

Los subejercicios están asociados a un posterior desvío de recursos para fines opacos, entre ellos el financiamiento ilegal de campañas electorales. De hecho, durante los 12 años de panismo plagados de subejercicios, el PRI acusó a su amasio de tener sus “guardaditos” de dinero público para las campañas, práctica heredada por el propio PRI que la mantiene tras usurpar de nuevo la presidencia en 2012.

Como siempre, las observaciones de la ASF no tienen repercusión alguna y sólo sirven para simular que las “instituciones” sí informan —con cifras maquilladas— sobre el SAQUEO del propio régimen al que sirven.

Fuente: https://notigodinez.com

Comentarios