20505004. México, D.F.- El candidato del Movimiento Progresista a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, ofreció conferencia matutina donde hablo sobre el próximo debate del domingo. VOTO2012/AMLO NOTIMEX/FOTO/JAVIER LIRA OTERO/JLO/POL/

Por Alberto Pérez Schoelly

Andrés Manuel López Obrador tiene ya muchos años como luchador social. Desde cuando colaboraba en Tabasco, en el gobierno de Enrique González Pedrero, apoyó a los indígenas de su estado a luchar contra diversas injusticias y trató de democratizar al PRI –tarea poco menos que imposible-, con lo que su carrera política iniciaba a pesar de ser muy joven. Algún tiempo después, en 1987, vendría su rompimiento con el PRI y su aglutinamiento con otros destacados priistas como Porfirio Muñoz Ledo, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Ifigenia Martínez, Rodolfo González Guevara y otros más, para formar el Frente Democrático Nacional y postular a Cárdenas a la Presidencia de la República en 1988. El resultado fue el primer fraude electoral a la izquierda, dándole el triunfo a Salinas de Gortari. El resto de la carrera política de AMLO, para los interesados y participantes en la política nacional, no es desconocida. Como tampoco es desconocida la filiación de izquierda del “Peje”, como le llaman sus enemigos y algunos simpatizantes. Muchos de sus enemigos consideran que, considerándose de izquierda, con eso debe entenderse que es partidario del socialismo o del comunismo.

Hay que ser muy cauto en materia de categorías y definiciones ideológicas. Haciendo una revisión de los discursos de Andrés Manuel desde su postulación a la gubernatura de Tabasco, al gobierno del DF, a la presidencia del PRD, y a las dos candidaturas a la Presidencia de la República, no encontraremos en ninguna parte una referencia al marxismo, al socialismo o al comunismo. Encontraremos, eso sí, continuas declaraciones de su apego a la justicia social, a la lucha contra la corrupción y por la transformación del país. Los que tenemos el honor de conocerlo sabemos que uno de los personajes históricos que más admira, es al Presidente mártir Salvador Allende. Admira también al recientemente fallecido Comandante Fidel Castro, a Mahatma Gandhi, a Martin Luther King, a Mandela, a Benito Juárez y al General Lázaro Cárdenas del Río. Son sus referencias históricas, por diferentes causas y justificaciones.

Su lema de campaña en 2006, rezaba: “Por el bien de todos, primero los pobres”. Sus prioridades están ahí manifestadas claramente. Incluso otro lema de MORENA, “Sólo el pueblo puede salvar al pueblo, y sólo el pueblo organizado puede salvar a la Nación”, tiene vagas reminiscencias de aquel lema marxista de la Primera Asociación Internacional de Trabajadores: “La emancipación de los trabajadores deberá ser obra de los trabajadores mismos”.

Desde esa campaña presidencial del 2006, la derecha en México lo trató de vincular con Hugo Chávez, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, con quien nunca tuvo contacto, ni siquiera epistolar. Sin embargo, los enemigos de AMLO no dejaron de vincularlo con el único objetivo de desprestigiarlo y de infundir miedo en el electorado. Aquí tenemos que diferenciar dos aspectos del problema: por un lado, en México padecemos un bloqueo de las noticias referentes a Venezuela y solamente recibimos las noticias (y el enfoque de las mismas) de acuerdo con lo que le conviene al imperio yanqui y a la oligarquía nacional. Por otro lado, dado que han creado de esta manera una predisposición entre el pueblo mexicano CONTRA Venezuela y lo que representa, al relacionar directamente a AMLO con Chávez, Venezuela y el llamado Socialismo Siglo XXI, buscan desprestigiar a AMLO al identificarlo con las políticas venezolanas y lo que está aconteciendo en ese hermano país, ya que –dicen- de llegar AMLO al poder, aplicaría las mismas políticas que aplicó Chávez.

Pero una lectura y análisis de los documentos de MORENA no muestran por ninguna parte siquiera una coincidencia con el programa de la revolución bolivariana de Venezuela, mucho menos con el programa del Socialismo Siglo XXI. Será materia de otro artículo el análisis del proceso venezolano y de su situación real al día de hoy, para deshacer las calumnias y las desinformaciones que el imperio yanqui ha regado por todo el mundo. Regresando al tema que nos ocupa, en la página web www.morena.si pueden consultarse los documentos básicos de MORENA.  Existen además dos textos fundamentales que han constituido la base de las plataformas electorales del 2006 y del 2012 de AMLO.  El primero es el libro escrito por AMLO intitulado “Un Proyecto Alternativo de Nación”, publicado en 2004 por Editorial Grijalbo. En 20 postulados, establece que sus guías para redactarlos son Morelos, Juárez y Lázaro Cárdenas. El segundo, es “Nuevo Proyecto de Nación”, publicado en 2011 por Random House Mondadori, el cual es un libro colectivo escrito por especialistas en diferentes temas, entre los cuales destacan Jaime Cárdenas, Adolfo Hellmund, Lorenzo Meyer, Jorge Eduardo Navarrete, Víctor Suárez, Héctor Díaz Polanco, Claudia Sheinbaum, Carlos Tello y Víctor Manuel Toledo, entre otros. La presentación fue escrita por López Obrador. Actualmente está en preparación por un grupo plural de especialistas e intelectuales una actualización del Proyecto de Nación, del cual AMLO ya adelantó 50 lineamientos estratégicos. Se espera su publicación este mismo año.

En resumen, las plataformas de MORENA y del llamado “Socialismo Siglo XXI” no tienen nada en común, de hecho no existen coincidencias más que en un tema: combatir la pobreza y establecer la justicia social. Los instrumentos son los que cambian, así como la forma de aplicarlos. De tal suerte que la identificación lineal y abusiva que se ha hecho entre uno y otro, no tiene ningún fundamento.

Foto: De Internet

Comentarios