Por: El Desarmador

Toda empresa, departamento o gobierno, que es dirigida por  una persona poco preparada, ambiciosa, con escasa ética y con gran iniciativa, acaba por derrumbarse a los tres años.

Sus propuestas suenan bien, ya que a falta de ideas propias, toma las que tienen mejor apoyo de las personas que le importan y que exclusivamente son sus patrones o patrocinadores, pero que labora mal e implementa peor ya que los compromisos y redes de complicidad le exigen celeridad, lo que consigue a través de dadivas y reparto del botín.

Para estas personas el materializar estas propuestas es lo que importa, no si están bien o mal, ya que en el fondo ni las comprenden, no les importa hacer lo mejor menos adaptarlas según las diversas circunstancias internas o externas, es decir no son flexibles, no se acomodan a los tiempos y circunstancias.

Así todo acaba por caerse, esto se enseña en toda escuela de negocios y administración.

En una empresa a estas personas se les despide pero en un gobierno y si se trata del principal, no es tan fácil, ya que las redes de corrupción y complicidad son mayúsculos y por lo tanto casi imbatibles.

Comentarios