En esta página se cree que no se puede imponer una sola explicación y solución para combatir la corrupción. Discutirla y como consecuencia cambiarla implica erradicar la idea de que se trata de un fenómeno: individual, cultural, político o jurídico. La corrupción antes que todo, es económica porque para sobrevivir en el sistema de la ilegalidad se necesita dinero para sobornar.

Aunque hay otras formas de corrupción es claro que, vivir fuera de la legalidad implica dinero. ¿Cómo pagamos los mexicanos para supervivir un sistema de leyes injustas, judicialización de la protesta,  niveles enormes de desigualdad económica, concentración de la riqueza en unas cuantas personas, un sistema educativo endeble y un tejido social desecho por el miedo a la socialización crítica? Esas son las preguntas que guían nuestro razonamiento sobre este fenómeno visible sobretodo en este mes de, “paz y amor” en el que la diferencia de las gratificaciones que recibe la alta burocracia específicamente los ministros de la Suprema Corte de Justicia -que en teoría serían los más preocupados por erradicar este flagelo-, los Consejeros del INE, el Presidente de la República, los Secretarios de Estado y el Presidente del INEGI en comparación a los aguinaldos que devengan, maestros, policías y médicos nos deja ver que la corrupción institucional es obvia.

Dada la complejidad de este terrible problema invitamos a todos hacer un diagnóstico conjunto que reconoce el inicio de la catástrofe, en el maltrecho sistema de justicia mexicano en todos sus niveles, incluyendo a la justicia equitativa “a la Rawls”  por ello son bienvenidas todas las opiniones multidisciplinarias sobre este mal que lleva siglos en nuestra manera de pensar, actuar y que es necesario detener ahora.

Como efecto de esa lógica, se hicieron modificaciones en las secciones de la página para que este espacio signifique una hoja en blanco en la que todos podamos activamente participar  y se viertan opiniones diversas sobre un problema que a todos nos involucra.

Aun cuando se sabe que el siglo XXI no es el de las  grandes utopías, vivir en un país en el que en cualquier momento uno o cualquier cercano se puede volver víctima de la corrupción invita a valorar y resignificar el poder de la denuncia y de la opinión como posturas críticas con capacidad de ser una opción y voz ciudadana. Por ello, www.lacorrupcionenmexico.com.mx recibirá también, reseñas de tesis universitarias, de trabajos académicos, de libros y de conferencias para arropar a estudiantes y profesores divulgando juntos los hallazgos de las causas de esta condición perversa. Se hace extensiva la invitación a instituciones y grupos organizados que trabajan sobre el tema para participar y luchar en conjunto contra lo que induce a la corrupción,  para ello está disponible la sección Todos vs la corrupción.

Será menos costoso unir fortalezas e inteligencia debatiendo ideas, forjando acciones que iluminen el camino de obscuridad de estos últimos diez años de terror provocados por, la violencia, el narcotráfico, la emergencia de grupos criminales organizados y militares en función de civiles que aceptar la parálisis ciudadana.

No reconstruir o modificar el sistema jurídico que norma nuestra conducta social es un tema pendiente y relegado en las agendas de gobierno desde el sexenio de Calderón hasta la fecha. Al parecer se gobierna con la fuerza de la milicia que ahora busca leyes que justifiquen; la violación de derechos humanos, la desaparición forzada de personas y los homicidios impunes. www.lacorrupcionenmexico.com.mx abre un espacio como ventana de aire fresco para quienes  sientan la necesidad de asomar la cabeza respirar y hacer algo.

Comentarios