Por: Emilio Gonzáles Treviño

Después de la tragedia de ayer en el mercado de San Pablito en Tultepec ¿quiere ser presidente Eruviel? ¿Dónde está el plan de Protección Civil local y estatal?. A propósito de la reapertura del mercado después de la otra explosión en 2005, el entonces gobernador Enrique Peña Nieto, gestionó 436 permisos de SEDENA en 2006 para los artesanos pirotécnicos de San Pablito con una inversión de 8 millones 400 mil pesos. Luego de la secuencia de explosiones ¿no han aprendido de esas experiencias?. ¿Porqué tampoco ha podido responder Juan Ignacio Rodarte Cordero, Director General del Instituto Mexiquense de Pirotecnia?. ¿Dónde está el Plan de Prevención?

La frecuencia de estos dolosos accidentes, que  cobran vidas humanas, en el mercado que concentra el 30 % de los dos mil permisos que otorga la Secretaria de la Defensa Nacional  para la venta legal de la pirotecnia, la actividad sigue sin orden y sin dar seguimiento a las más mínimas y básicas reglas  de seguridad en ese establecimiento mexiquense.

Además, no existen los recursos confiables de los que habló el presidente del Mercado, Germán Galicia Cortes, quien señaló pomposamente, “los visitantes tendrían la certeza de encontrar un lugar seguro”. Con medidas de protección  como: extintores, agua, arena, picos, palas y personal calificado en caso de existir un incidente”, otro hubiese sido el resultado. No hay credibilidad en esas autoridades después de lo ocurrido ayer, con un saldo de 32 muertos,  más de 72 heridos y el 80% de los locales destruidos. El alcalde perredista Armando Portuguez Fuentes, tampoco pudo corroborar las medidas de seguridad del mercado que en su municipio ocupa a un porcentaje considerable de las 120 mil personas que viven allí. La historia de omisión y de tráfico de influencias se repite y su nombre es: Corrupción en una de sus múltiples formas. ¿A quién se responsabilizará ahora de una gestión en la que la gobernabilidad es inexistente? Les tronó el cuete a los más frágiles en la pirámide social ¡como siempre¡ ¿De qué logros habla el gobernador cuando las altas cifras de: feminicidios, homicidios y desigualdad socio-económica son evidentes?, ¿Con cuántos millones de pesos en publicidad silenciaran las incapacidades de sus autoridades? Es necesario reconocer que en las acciones de gobierno presupuestadas se sanciona oficialmente, el peculado, el soborno, pero también lo que se omite, estando ya planeado y programado. ¿Lo reconocerá el auditor de este caso o se hará una comisión especial para investigar con nómina y representantes?, ¿Es creíble la rendición de  cuentas de Eruviel Ávila?  ¿Hay ética en sus declaraciones y sus discursos? Sí los funcionarios no hacen su trabajo o no se visibiliza como en este caso trágico, las autoridades también salen heridas por no prever, ni gestionar, finalmente ese es su trabajo y por eso devengan un sueldo.

La posición geoestratégica del Estado de México permite ver de cerca la negligencia, exclusión  y opacidad con la que se manejan sus autoridades y élites. El año próximo  renovarán su gobierno y congreso local, oportunidad de oro para que los mexiquenses reflexionen en una posible alternancia política que les ofrezca  certidumbre, liderazgo y una mejor manera de vivir. Ello no implica firmarlo ante notario público que como la realidad nos ha mostrado, de nada sirve para frenar la corrupción.

Comentarios