La tala será a través de un manejo forestal sustentable en 17 mil 785 hectáreas que también podrán explotar el turismo de bajo impacto con la construcción de hoteles, fraccionamientos y campos de golf.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aseguró que no permitirá que haya tala sin control en el Nevado de Toluca y que el gobierno federal sólo aprobó que haya un “manejo forestal sustentable” en 17 mil 785 hectáreas de esta reserva natural.

Es decir, de acuerdo a la dependencia, ahora se permitirá la tala en el 32.59% del Área Natural Protegida, pero con permiso de la secretaría.

En esa misma zona también se podrán construir hoteles, fraccionamientos y campos de golf, una vez que la misma autoridad eliminó el impedimento legal para desarrollar infraestructura inmobiliaria, comercial y turística en esta reserva natural.

Eliminan restricción

Desde octubre de 2013, el gobierno federal anunció que se impulsaría la actividad turística en el Nevado, sin embargo, también se adelantó que estas actividades serían restringidas a turismo de bajo impacto, y expresamente se planteó que “no se permitirá en ningún caso la edificación o construcción de fraccionamientos, de casas campestres, cabañas o bungalos residenciales, ni la edificación o construcción de hoteles, posadas o fincas de descanso, ni campos de golf” en esta reserva natural.

Esa restricción al desarrollo de infraestructura turística fue anunciada en noviembre de 2013, y estaba incluida en el “Borrador del Programa de Manejo” del Nevado de Toluca, hecho público en ese momento por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Dicho documento fue formalizado tres años después, el pasado 21 de octubre de 2016, pero en la versión que finalmente fue publicada en el Diario Oficial de la Federación, fueron eliminadas las restricciones que prohibían el establecimiento de infraestructura turística y desarrollos inmobiliarios.

En su versión final y oficial, el Programa de Manejo ya no hace ningún tipo de referencia a conceptos como “campos de golf” o “fraccionamientos” o “bungalos residenciales”, y al respecto de las actividades turísticas permitidas, sólo establece dos categorías: la primera de estas categorías aplica en todo el territorio del Nevado y es el “turismo de bajo impacto ambiental”, es decir, aquellas actividades recreativas “que no impliquen modificaciones de las características o condiciones naturales originales”.

Sin embargo, dentro de esta reserva natural existen al menos 22 centros poblacionales, agrupados en lo que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas denominó “Subzona de asentamientos humanos”, y que abarca en total 93 hectáreas del Nevado de Toluca.

En estos asentamientos humanos, la categoría autorizada es la de “turismo” a secas, sin que aplique ninguna limitación en términos ambientales.

En octubre de 2013, de hecho, el entonces titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Luis Fueyo McDonald, anunció este aval para la infraestructura turística y los nuevos desarrollos inmobiliarios en el Nevado de Toluca, durante un recorrido de prensa por la zona.

En esos 22 asentamientos humanos, explicó el entonces titular de la Conanp, “puede haber gente que reciba turistas, habilitando habitaciones para que pernocten (…) No se van a construir nuevos centros de población, (porque) eso está prohibido por la ley, pero en los centros de población que ya están se pueden aprovechar los predios para los fines que fueron autorizados. Y puede haber todo lo que en un centro de población se admite: ¿Un comercio? Sí. ¿Una casa-habitación? Sí. ¿O que alguien habilite un hotel? Sí.”

Fuente: http://www.animalpolitico.com/

Comentarios