Por. El Desarmador

Homicidios, secuestros, extorsión, clonación de tarjetas, robo en casa habitación, secuestro exprés, asaltos a automovilistas aprovechando el tráfico de la ciudad, robo en vehículos de pasajeros, prostitución, narcotráfico son los delitos que nos acompañan día a día.

Las policías coludidas por plomo o plata o simplemente incapaces, se encuentran pasmadas y sobrepasadas por mucho ante este fenómeno que desbarata día a día al estado mexicano y a su sociedad.

La primerísima obligación de cualquier gobierno es el de brindar seguridad a los ciudadanos que por mandato popular gobiernan, si esto no se logra el Estado falla por completo.

México parece está en guerra, solo la esperanza de que a nosotros no nos toque y la necesidad hacen que la gente siga tratando de vivir con normalidad.

Esta inseguridad es un cáncer que está minando a la sociedad, nos obliga a vivir con miedo y si no se detiene, más temprano que tarde provocará un colapso irreversible en la sociedad.

Pero esto no parece importar, ahora toda la clase política está inmersa en las elecciones por venir tanto en los Estados Unidos como en el Estado de México y ya en las presidenciales del 2018 y en cómo deslindarse de la opinión publica de que son corruptos e incapaces.

Comentarios